Quo Vadis

 

Xavier Navarro

 

 

 

 

Después de varios años de una profunda crisis financiera y económica, de una gran recesión; nos encontramos en un nuevo escenario, muy complejo, que nos desconcierta y genera una gran perplejidad en el universo de las izquierdas. La crisis ha ido bien acompañada de una intensa ofensiva política y social por parte de un neoliberalismo feroz que desde hacía varias décadas, ya había lanzado un dura ofensiva a la conquista de la hegemonía absoluta en todas las esferas, generando , entre otras cosas, la debilitación de la democracia.

Los datos macroeconómicos nos indican un crecimiento más o menos importante, en la zona €, pero estos indicadores macro no se han visto trasladados a nuestras vidas cotidianas , y recuperar lo arrebatado tiene costes en forma de movilización ,presiones y negociación intensa, demostrando con ello la importancia y la necesidad de tener un sindicato como CCOO.

En lo inmediato, el concepto de ofensiva , CCOO se ha movido y se mueve bien, con firmeza, con resolución, ejerciendo el papel de liderazgo; pero más allá de lo inmediato, el sindicato ( el mejor situado), al igual que el conjunto de las izquierdas, adolecemos de propuestas alternativas generadoras de ilusión colectiva y encaminadas a la superación del capitalismo. Sin abundar en este argumentario, el conjunto de las izquierdas están faltas de respuestas para este escenario de “post-crisis”(solo el sindicato ha avanzado relativamente en este sentido ), para  las clases trabajadoras, con una evidente falta de alternativa ideológica al capitalismo que ha generado un enorme desorden social.

El escenario es muy complejo, con un papel preponderante de las grandes corporaciones, un papel que no es solo económico sino también político y social, dibujando un mundo cada vez menos democrático. Un escenario de cambio de paradigma fruto de los cambios profundos producto de los procesos de digitalización de la sociedad.

Las respuestas sencillas a problemas complejos y a las políticas de austeridad, es la fórmula utilizada por las extremas derechas europeas y el euroescepticismo de retraimiento nacional-populista. Respuestas sencillas y reconfortantes a problemas muy complejos.

Las izquierdas, a su vez ( el sindicalismo de clase algo ha ido avanzando aunque aún de manera incipiente ), siguen sin respuestas globales, y refugiándose en innumerables “ismos” en una especie de atomización corporativa en lugar de incorporarlos como elementos principales de una propuesta global que tenga como prioridad la justícia social; e incluso participando de cierto movimientismo que en múltiples ocasiones ha desarrollado posiciones de antipolítica ( la antipolítica favorece enormemente las posiciones de la extrema derecha).

Los retos de las izquierdas son múltiples y diversos, pero no pueden esperar, y para abordarlos de nada nos sirven las recetas de otros tiempos ni aquellas de carácter simplista que en la práctica dan alas a quienes se quiere combatir políticamente.  Para afrontar la nueva realidad son necesarias propuestas factibles, realizables, con voluntad unitaria y por tanto de suma, que atiendan las necesidades de la clase trabajadora. Esto debe combinarse con propuestas para hacer de la revolución digital o digitalización del conjunto de nuestras vidas, una oportunidad de liberación, con más derechos sociales, económicos y laborales. Más democracia, control de la economía y la empresa por parte de la clase trabajadora; transición energética justa, igualdad real;  la conquista del poder, en definitiva, como objetivo.

El marco de actuación no puede ser solo el del Estado, aunque en este ámbito se debe actuar en la dirección planteada:recuperar, revertir, generar alternativa política con plasmación de los derechos en el ámbito legislativo, y desarrollar propuestas de superación del capitalismo. El marco estatal es importante, pero debemos realizar un importante esfuerzo en el plano internacional, centrándonos en la UE e incidir con fuerza para fortalecer y hacer posible una UE de fuerte carácter social: más democracia, reforma fiscal europea, desarrollo de la Europa Social que tenga como prioridad el diálogo social e incluya elementos tan importantes como la cobertura europea de desempleo.

Son retos importantes, algunos a un plazo más o menos inmediato, otros de mayor trayectoria con el objetivo de ofrecer un profundo cambio social, superando el capitalismo. Combatir la desigualdad, profundizar en la democracia y avanzar socialmente.

Y quien puede jugar el papel de liderazgo de esta necesaria ofensiva?El sindicalismo de clase. Solo el sindicalismo de clase, y muy  especialmente CCOO , se configura como la organización con capacidad de propuesta y de influencia, para jugar el papel de liderazgo, de catalizador del conjunto de las izquierdas, aquí y en Europa. Aceptemos el reto, analicemos,elaboremos y  propongamos,. Impulsemos acuerdos, avancemos para transformar.