Propulsemos la historieta

 

Marc Charles

Colaborador habitual en 13 millones de naves y conductor del club de lectura de cómic en la librería Pebre Negre. Miembro de ACDCómic

 

 

El 8 de abril, apenas finalizada la treinta séptima edición del Salón del Cómic de Barcelona, ​​rebautizado con el nombre de Cómic Barcelona, ​​el club de lectura de cómic de la librería Pebre Negre dedicó una sesión al debate de qué medidas serían necesarias para propulsar el cómic en nuestro incluyendo a todos los actores implicados: autores, lectores, editores, investigadores, críticos, bibliotecarios y divulgadores1. En este primer encuentro participaron críticos, divulgadores, bibliotecarios, editores y autores, y se utilizó como punto de partida el informe presentado este año en la cuarenta sexta edición del festival internacional de la BD de Angoulême. Sirva este artículo como resumen y documento que invite al inicio de un debate serio sobre el estado de salud de la Historieta en nuestro país.

Antecedentes en Francia

En 2018, la entonces ministra de Cultura francesa, Françoise Nyssen – antigua editora de ACTOS SUR-, encargó a Pierre Lungheretti, director general de la Cité internationale de la Bande Dessinée et de la image, un diagnóstico sobre las políticas para la promoción del cómic. Un año después, el director general de la Cité de la BD de Angoulême, entrega a la actual responsable del ministerio, Franck Riester, un informe en el que se proponen 54 medidas para favorecer el mundo del cómic por un coste total de 2,4 millones de euros.

Ésta no es la primera vez que se prepara un documento similar en el país galo. El primer precedente que hay fueron las 15 medidas del informe Jack Lang de 1983 que impulsó la construcción del Centro de la BD, con el museo y el centro de documentación integrados sobre el paraguas del nuevo nodo. El centro es inaugurado en 1990. Posteriormente hay un nuevo informe, presentado por la comisión Fred, de donde salieron 15 medidas que implementó el entonces ministro de Cultura, Philippe Douste-Blazy.

En enero de 2008, el Centro de la BD et la image y la Maison des Auteurs se unen para convertirse como la Cité internationale de la bande dessinée et de la image. El año siguiente, abre las puertas el nuevo museo en su ubicación actual.

¿Cuáles son las propuestas y en qué ejes se articulan?

Hay tres ejes básicos:

Mejoras para los autores: tener más en cuenta las limitaciones de la profesión, mejorar el sistema de cotizaciones y pagos de seguridad social, ofrecer formaciones sobre cuestiones fiscales, económicas y legales y movilizar a las administraciones locales y departamentales para crear ecosistemas que favorezcan a los creadores .

El informe menciona especialmente la extensión de un fondo similar al del Fonds national pour l’emploi pérenne dans le spectacle (Fonpeps).

La promoción de la historieta: La medida insignia sería nombrar el año 2020 como el año del cómic. Esta idea, ya aplicada en Bélgica en 2009 con cierto éxito, fomenta la movilización de toda la esfera cultural con la idea de mejorar la visibilidad de la historieta en bibliotecas, librerías, jornadas y festivales. Crear un local de exposiciones permanentes en París y de una red por donde itinerarlas y cofinanciarlas. Una dotación económica para un Premio de la Crítica.

La creación de un observatorio económico del cómic en todas sus dimensiones para conocer la situación de los creadores, el mundo editorial y la evolución y perfil del lector. En Francia contaban hasta 2016 con los informes anuales que elaboraba el miembro del ACBD, Gilles Ratier. El último informe que se puede consultar es el de 2016.

La implementación de una política patrimonial para el cómic: El presupuesto del Museo del Cómic es notoriamente insuficiente ante los altos precios de los originales. El informe sugiere la creación de procesos de adquisición para la conservación y la valorización de las colecciones existentes y de los archivos de editores, sobre todo mediante la creación de regímenes fiscales de donación o donación para el pago o la exención de impuestos, por ejemplo, para los beneficiarios.

El gobierno francés ha recibido con interés algunas de las propuestas:

  • El Año del BD en 2020, por un presupuesto de 150.000€.
  • La facilitación de fondo de autor de referencia para ingresar a las colecciones nacionales mediante donaciones.
  • La creación de un espacio de exposiciones permanente en París que sería una segunda sala del Museo del Cómic de Angouleme.
  • Una revalorización de la situación de los autores al final de los estudios.

Situación en nuestro país

En nuestro país la asociación Tebeosfera prepara un informe anual desde el año 2013. El último salió el 23 de marzo. El principal handicap de este estudio es que sólo dispone de datos cuantitativos sobre novedades editoriales. No hay datos de tiradas, venta o volumen de negocio. Los autores del informe preguntan a librerías especializadas cuáles han sido los títulos más vendidos en tres categorías – europeo, americano y oriental- y elabora un ranking, aunque no pone cifras. Para conseguir cifras aproximadas, hay que indagar a través de datos que llegan a redes de manera indirecta.

Por ejemplo, el título más vendido en la categoría de europeo en 2018 ha sido El tesoro del cisne negro de Paco Roca y Guillermo Corral y, gracias a una nota de prensa emitida por la propia editorial, sabemos que la primera edición de 20.000 ejemplares fue completamente distribuida en 24 horas y Astiberri hizo una segunda impresión de 10.000 ejemplares que aún no está agotada. Uno se puede hacer una idea de las ventas y las tiradas de Roca pero, ridículamente, no puede tener el dato concreto de ventas. Es complicado hacerse a la idea de la situación del sector del cómic en nuestro país, sin estos datos.

Tenemos una iniciativa similar por parte del miembro de ACDCómic, José A. Serrano en su web/cuenta de twitter @guiadelcomic. Los datos que ha publicado sobre 2018 se pueden seguir en este hilo. La situación es la misma.

En nuestro país no hay ningún informe que explique los ingresos y las condiciones de los profesionales. En el año 2012, el mismo José Serrano recopiló datos de aquí y de allá y las presentó en su web.

Una fuente de información para evaluar el tamaño y la salud del sector editorial del cómic son los informes que elabora anualmente la federación del gremio de editores. El último disponible es el de 2017. Un año más la materia que factura más en nuestro país es el libro de texto no universitario que supone el 35,7% del total de facturación del sector editorial (826,96 millones de euros). La literatura supone el 19,5% y el cómic, con 62,7 millones de € sólo el 2,7%. No obstante, si entramos en las submaterias dentro de la literatura, el cómic sólo queda por detrás de la novela contemporánea, que factura un 10,5% (244,5 millones de euros y más de 20.869.000 ejemplares vendidos) y del libro infantil y juvenil, una materia aparte de la literatura, tercera en importancia en todo el Estado. El cómic factura más que la literatura clásica, la novela policíaca y la romántica.

Extrayendo datos de los informes del gremio de editores también podemos trazar el cambio del mercado editorial de cómic en los últimos 20 años. Son dos décadas marcadas por una caída sostenida tanto en facturación como en tirada promedio y por una producción disparada de títulos (de 752 en 1998 a 2.722, en 2017).

Evolución de la facturación del sector del cómic entre 1997 y 2017. Fuente: informes del Comercio Interior del Libro en España de la Federación del gremio de editores

Evolución títulos publicados en el estado entre 1998 y 2017.

 Fuente: informes del Comercio Interior del Libro en España de la Federación del gremio de editores

Evolución de tirada promedio entre 1998 y 2017.

Fuente: informes del Comercio Interior del Libro en España de la Federación del gremio de editores

A nivel patrimonial, éste se está perdiendo a marchas forzadas. Incorporamos al artículo las reflexiones de Pepe Gálvez sobre este asunto.

¿Qué fue del proyecto del Museo del Cómic de Catalunya? Su evolución se puede representar mediante una secuencia historietística en la que los trazos de las imágenes se van difuminando mientras las palabras que repiten el anuncio de su próxima realización se pierden en una niebla cada vez más espesa que ocupa toda la viñeta. Ahora bien, el hecho de que se haya formulado el proyecto ya implica un primer grado de reconocimiento de la existencia de un patrimonio cultural vinculado al desarrollo de nuestra Historieta. Su frustración en cambio es un indicador bastante fidedigno de que este reconocimiento de la importancia de la historieta en nuestra cultura es todavía muy, demasiado, débil tanto social como institucionalmente.

Estado de la cuestión

Actualmente, la historieta está muy lejos de tener la repercusión masiva que alcanzó a mediados del siglo pasado en nuestra sociedad, pero no sólo resiste y se renueva sino que ha incorporado cada vez más una visión crítica que reivindica su historia y la conservación de su memoria, es decir de su patrimonio tanto de publicaciones como de originales. Sin embargo, la realidad de la situación del patrimonio historietístico sigue siendo muy precaria y se caracteriza por el peligro de desaparición, por la dispersión, la debilidad de las políticas públicas y la falta de coordinación de las instituciones. Una buena parte de los originales que han sobrevivido pertenecen a colecciones particulares, con el caso particular de Ediciones B que es la heredera de Bruguera; el resto se reparte entre instituciones. Una primera medida a realizar ya, sería la elaboración de un censo de lo que existe, para establecer a continuación las políticas de conservación y difusión necesarias.

En el terreno de las publicaciones se ha de reconocer la labor realizada por el mundo de las bibliotecas, especialmente en Catalunya, tanto en la vertiente de la conservación como en la de la difusión, pero también hay que señalar la limitación de recursos con que trabajan. Por ello, la actuación más inmediata sería incrementar estos recursos, así como coordinar tanto los fondos existentes como las actividades de las bibliotecas públicas, especialmente de las especializadas en esta materia. Sería lógico ir a la creación de un centro de referencia tanto para favorecer y estimular los estudios sobre el medio como para garantizar el derecho a disfrutar de un amplísimo abanico de obras de gran riqueza plástica y narrativa.

Finalmente, más allá de la necesidad de la resurrección del proyecto del Museo del Cómic o la generación de uno nuevo, lo más urgente es que exista una política pública dirigida a salvaguardar el relato histórico del medio y reconocer y analizar su aportación a nuestra cultura popular. Un objetivo complementario sería el de potenciar la memoria del medio, amenazada tanto por los cortes generacionales como los provocados por las diferentes crisis de su industria.

Propuestas concretas para la recuperación, la conservación y la difusión del patrimonio historietístico:

  1. Realizar un catálogo de originales de historieta existentes tanto en manos privadas (coleccionistas) como de propiedad pública.
  2. Establecer una política coordinada de compra de originales por parte de las entidades públicas.
  3. Creación del Museo del cómic o de la historieta que guarde el depósito de originales en manos de entidades públicas y establezca y desarrolle una política pública de conservación, estudio y difusión del contenido artístico de la historieta, de su evolución, la su relación con otros medios y artes, así como su relación con la sociedad.
  4. El apartado anterior, se acompañará de la realización de exposiciones permanentes y temporales, así como de una política de publicaciones, e implicará el conocimiento y el reconocimiento general y concreto de los/las autores de historieta.
  5. Complementariamente se ha de crear un Centro de Documentación del cómic o de la historieta, con el fin de recoger y catalogar todas las publicaciones, tanto impresas como audiovisuales o digitales, exclusivamente historietísticas de nuestro mercado, las que han incorporado parcialmente historietas y las destinadas al estudio o la divulgación del medio. Al mismo tiempo, debería tener una sección de documentación de cómic del resto del mundo.
  6. Coordinación y cooperación del Centro de Documentación de la Historieta con la red de bibliotecas públicas.
  7. Coordinación de las políticas museísticas y de documentación, en el estudio y difusión del medio.
  8. Política académica de estudio del cómic:
  9. Creación de cátedras universitarias de estudio del medio.
  10. Incorporación del cómic como objeto de estudio dentro de la formación reglada. .
  11. Fomento y refuerzo teórico de los estudios de formación profesional especializados en cómic.
  12. Cooperación de las Entidades públicas museísticas y de divulgación del medio con el mundo Académico para la realización de estudios, así como para definir las líneas pedagógicas.
  13. Política de ayudas tanto a la investigación sobre el medio como la difusión de los resultados de la misma.

Un universo lector en paradoja

En cuanto a la lectura, el último informe de hábitos de lectura en España indica que sólo un 9,3% de los lectores consumen cómic; pasando del 14,5% en 2010 al 9,3% actual, un porcentaje similar al que se obtiene de los datos de préstamo en las bibliotecas de Barcelona. La comparación con Francia es devastadora: más de la mitad de la población lee historieta. El dato se ha extraído de un informe sobre hábitos de lectura en Francia elaborado por el Centro Nacional del Libro.

Otro informe significativo es el sector del libro en España, publicado en abril de 2018 por el observatorio de la lectura y el libro. En este estudio se evidencia el peso de la industria de la historieta dentro del mundo editorial, su facturación supone el 2,6% del total con una facturación de 60,2 millones de euros al año 2016. Los cómics sólo superan el subsector de los diccionarios y enciclopedias y el cajón desastre otros. La literatura supone el 19,3% (447,3 millones de euros) y el infantil y juvenil el 12% (277,2 millones de euros).

Si volvemos a comparar la situación en nuestra casa con el país vecino, según el estudio sobre el sector del libro en Francia entre 2017 y 2018 publicado en marzo de 2019 en la web del ministerio de Cultura francés, la historieta factura un 10,5% del total de beneficios anuales de la industria del libro (278,6 millones de euros).

Líneas de actuación en la difusión y estudio del medio

Los escaparates más potentes del cómic de cara a la sociedad, son los diversos salones y festivales. Hoy por hoy, el evento más parecido a Angulema, por prestigio entre el sector, arraigo y consolidación entre público e industria es el Salón del Cómic de Barcelona. Habría que asegurar la viabilidad del Salón, potenciando aquellos aspectos más conflictivos o más flojos: exposiciones, precio de las entradas, valorar otras ubicaciones, mayor peso de la parte profesional, etc. Sería conveniente un mayor grado de coordinación y cooperación entre los diferentes festivales.

En Valencia ha comenzado a funcionar el Aula de Cómic y la Primera Cátedra de Estudios del Cómic, dirigidas por el profesor Álvaro Pons, uno de los principales divulgadores de la historieta en nuestro país. Es el segundo espacio que una universidad española dedica al cómic: la Universidad de Alicante dispone también de un Aula de Cómic. El Aula de Cómic nace como un espacio para la reflexión y la divulgación del noveno arte, a través de actividades variadas que van de charlas con autores y mesas redondas en la celebración de jornadas y talleres sobre Historieta.

Otra iniciativa de universidades estatales encomiables la encontramos en Zaragoza donde el próximo mes de mayo se llevará a cabo el II Congreso Internacional de Estudios Interdisciplinares sobre Cómic, del que ha salido una publicación y otras actuaciones interesantes relacionadas con la investigación sobre cómic, como la recuperación de Neuróptica, revista pionera en el tema de estudios sobre el cómic, dirigida por el último ganador del Gran Premio del Salón del cómic de Barcelona, ​​el guionista y teórico Antonio Altarriba.

En cuanto al premio de la crítica, este año la ACDCòmic fallará el primer premio a mejor obra nacional y mejor autor/a emergente. Es una iniciativa que viene a sumarse a la selección semestral de esenciales y que quiere divulgar la Historieta entre la población en general.

Hay que reforzar la formación sobre historieta a bibliotecarios y comunidad educativa para fomentar la visibilidad del cómic. Actualmente en Cataluña hay iniciativas muy interesantes:

  • Por un lado, disponemos del volumen Memoria y viñetas: La memoria histórica en el aula a través del cómic, octavo número de la colección “Herramientas de memoria”, del Memorial Democrático de la Generalitat de Catalunya, dedicado a los cómics, escrito y coordinado por el profesor David Fernández de Arriba. El libro incluye once propuestas didácticas y los artículos que las acompañan forman un conjunto muy valioso, que quiere convertirse en una referencia y una guía para la difusión de la memoria histórica y de la novela gráfica entre los jóvenes. Es un libro dirigido a los profesionales de la educación, pieza fundamental en la creación de una sociedad democrática y conocedora de su pasado, y que surge con la firme voluntad de que el cómic sea un recurso cada vez más presente y utilizado en el aula. El autor y los expertos que han colaborado han hecho y hacen una serie de presentaciones en todo el territorio estatal, consiguiendo que el manual ya disponga de una segunda edición, así como una edición en lengua castellana.
  • Los responsables de cómic de la red de Bibliotecas de Barcelona y de la Diputación de Barcelona llevan años conformando pastillas formativas para compañeros suyos que quieren aprender sobre el cómic y sus vicisitudes. En estas formaciones participan autores, teóricos, editores y otros profesionales, normalmente con un gran éxito de convocatoria.
  • Otra tarea que se hace desde la red de Bibliotecas es la de organizar clubes de lectura, conferencias, talleres, presentaciones y otras actividades relacionadas con el cómic. Son propuestas que tienen una gran aceptación por parte de los usuarios de las bibliotecas y que se multiplican por todo el territorio.
  • Hay que tener en cuenta que según los resultados de una encuesta encargada por el Servicio de Bibliotecas de la Generalitat de Catalunya y hecho público el 30 de abril, los usuarios otorgan al servicio y la atención recibida en las bibliotecas públicas con una puntuación media de 8,8 sobre 10. Esta valoración no varía territorialmente y es idéntica tanto en la ciudad de Barcelona y el área metropolitana como en el resto del país. La encuesta también muestra que el 32,5% de los catalanes han ido a alguna biblioteca pública durante el último mes.

Las bibliotecas, unas grandes aliadas

  • En cuanto a lectura y difusión de la Historieta. Tenemos datos de préstamo de cómic en las bibliotecas de la red pública de la provincia de Barcelona. Son datos importantes para dimensionar la penetración de la historieta entre el universo lector en nuestro país. Las secciones dedicadas al noveno arte en las bibliotecas de la Diputació y del Ajuntament de Barcelona ya disponen de un fondo con 433.301 referencias -el de novela es de 1.150.529-. El préstamo de cómics aumenta y en 2018 ya supuso el 9,12% del total de préstamo de libros, con 665.168 cesiones -para hacerse una idea de la evolución, en el año 2000 se prestaban 90.132 ejemplares-. La novela, género estrella, con 1.619.951 de préstamos, supone el 22,27%. A estas alturas no disponemos de datos para conformar una serie que refleje la evolución comparativa a lo largo de los años.
  • También disponemos de datos de una de las dos bibliotecas especializadas en cómic, la de Ignasi Iglesias-Can Fabra, de Barcelona. Estos son los datos de cómic del período 2014-2017:

En esta biblioteca los préstamos de cómic adulto son más numerosos que los de infantil, la proporción se invierte.

Alternativas a la precariedad

En el año 2016 se hacen públicos los resultados del l’enquête sur la situation des auteurs“, estudio realizado en Francia por los États Généraux de la Bande Dessinée (EGBD) a más de 1500 profesionales del sector entre el 15 de septiembre y 15 de noviembre de 2015. En este documento se hace patente la situación en precario y depauperada del sector.

Destacar de la encuesta 10 aspectos:

  1. Aumento de la feminización del sector: un 27% de las participantes son mujeres, una proporción mucho más alta que la cifra del 12,4% normalmente mencionada.
  2. Una profesión joven: el 56% de los autores encuestados tienen menos de 40 años. La edad media de las mujeres es de 34 años, la edad media de los hombres es de 41 años.
  3. Una empleo precario: un 15% de los entrevistados se consideran aficionados, un 53% profesionales precarios y un 32%, profesionales instalados.
  4. 4. Un alto nivel de formación: 79% tiene estudios superiores, gran parte relacionados con las Artes.
  5. Jornadas muy largas: 36% trabaja más de 40 horas semanales y un 80% trabaja al menos un par de fines de semana al mes.
  6. Pluriempleo: 71% tiene un trabajo paralelo a la del cómic.
  7. Minsa seguridad social: el 88% de los profesionales nunca se han beneficiado de una baja por enfermedad. El 81% no se han beneficiado más de un permiso de maternidad, paternidad o de adopción.
  8. Ingresos pobres: en 2014, el 53% los encuestados tienen un ingreso más bajo que el Salario medio anual bruto de 17.345,00 € y un 36% de éstos se encuentran por debajo del umbral salarial de la pobreza (12.024,00 € brutos anuales). Si sólo tenemos en cuenta las mujeres, el 67% tienen un ingreso más bajo que el Salario medio anual bruto y el 50% está por debajo del umbral de pobreza.
  9. Un futuro incierto: el 66% de los autores encuestados cree que su situación empeorará en los próximos años.
  10. Buena relación con los editores: El 68% de los encuestados consideran la relación con sus editores buena o muy buena. Sólo un 5% la considera mala o muy mala.

En nuestra casa sería necesario realizar un estudio similar, pero ya podemos decir que la situación coincide en las líneas principales, con el agravante de un mercado y una industria mucho más pequeña. La precariedad que domina la profesión depende en gran medida de esta debilidad de la industria y del mercado del cómic. Es por eso que ensanchar este último es necesario para asegurar la continuidad en la publicación y unas condiciones retributivas dignas. Pero además hay que crear un sistema de ayudas a nivel estatal de suficiente envergadura como para garantizar la carrera profesional de autoras y autores reconocidos y premiados que dejan el tablero de dibujo por la incapacidad de poder tener unas condiciones dignas de vida. Sirva como ejemplo las reflexiones a propósito del tema de uno de los últimos ganadores del Premio Nacional del Cómic, el canario Rayco Pulido.

Habría que impulsar un programa de becas para los estudiantes que quieran formarse en el oficio del cómic. Tanto para los que lo hacen en centros de formación pública como las diversas escuelas privadas o concertadas en todo el territorio estatal.

Hay que tener en cuenta que con la ayuda que recibe una película de ayuda media (1,2 millones de euros) podría concederse 80 becas de 15.000 euros a 80 proyectos de cómic. Dinero suficiente para garantizar unas mínimas condiciones dignas de vida a los autores mientras realizan un proyecto (1.250 € al mes).

Ayudas, concursos y premios actuales

Desde el año 2007 hay un premio nacional del cómic con una dotación de 20.000€.

El Gobierno Vasco otorga una serie de subvenciones anuales para impulsar la creación de cómics o libros ilustrados. La dotación de este año es de 105.000€ que se repartirán de la siguiente manera: 60.000€ para cómics (cuatro subvenciones de 15.000€) y 45.000€ para libros ilustrados (15.000€ para cada proyecto). Reserva una subvención de cada modalidad por un creador de menos de 30 años y otra subvención para mujeres. En la convocatoria de 2018 se presentaron 38 proyectos, 18 para cómic y 20 para libro ilustrado. Desde 2008, existe el premio FNAC-Salamandra, con una dotación de 10.000€ y la publicación del cómic por parte de Salamandra Graphic. Llegan a presentar más de 100 proyectos anuales. En 2010 se instaura el Premio Ciudad de Palma de cómic, que convoca el Ayuntamiento de Palma y que tiene una dotación de 10.000€ en concepto de derechos de autor y royalties de la primera edición de la obra. El periodo de entrega de las obras inéditas es de septiembre a octubre y se anuncia el ganador al final de enero del año siguiente. Este año se estrena el I Premio Bruguera de Cómic y de Novela Gráfica. Tiene un premio de 12.000€ y la publicación de la obra. En 2018, se convoca el concurso nacional de Cómic Biblioteca Insular de Gran Canaria. Dotación económica de 3.000€ y publicación por parte de Astiberri. Segundo premio 1.500€ y un tercer premio de 1.000€. Accésit de 400€. Premios Valencia Nueva 2019 Categoría Novela gráfica. Tiene un premio de 12.000€ y la publicación de la obra. En 2018, se convoca el concurso nacional de Cómic Biblioteca Insular de Gran Canaria. Dotación económica de 3.000€ y publicación por parte de Astiberri. Segundo premio 1.500€ y un tercer premio de 1.000€. Accésit de 400€. Premios Valencia Nueva 2019 Categoría Novela gráfica. Se premia con 8.000€ y la edición de la obra. Limitado a menores de 35 años y preferiblemente de temática social o de defensa de los derechos humanos. La ganadora de la primera edición, en 2018, fue Nuria Tamarit por la obra Dos Monedas recién publicados La Cúpula.Premi Divina Pastora de Novela Gráfica social. 5.000€ y publicación.Premi de Novea gráfica Ciudades Iberoamericanas. 6.000€ y publicación por parte editorial Sexto Piso.

Más información sobre concursos y becas:

https://www.tregolam.com/job-category/concursos-literarios-comic/

https://www.escritores.org/recursos-para-escritores/-concursos-teatro-guion

Todo lo que se plantea en este documento son aportaciones de salida para iniciar un debate cuidadoso con todos los actores implicados, con el objetivo de hacer llegar la Historieta al mayor número de población. Una quimera bien factible.

1 Participaron en este primer debate: Pepe Gálvez (guionista, teórico, crítico y miembro de la ACDCómic); David Fernández de Arriba (historiador y divulgador, miembro ACDCómic); Jordi Canyissà (periodista y teórico, miembro ACDCómic); Breixo Harguindey (teórico, editor e investigador); José A. Serrano (librero, teórico y miembro de ACDCómic); Jaume Vilarrubí (bibliotecario y miembro ACDCómic); Lluïsa Pardo (responsable de cómic de la biblioteca Ignasi Iglesias-Can Fabra de Barcelona); Pablo Ríos (autor); Jordi Coll (editor).

Barcelona, 20 de Mayo de 2019