Por un Transporte Social. Iniciativa Ciudadana Europea. A por el millón de firmas.  

metro 2

 

Fátima Aguado

Secretaria de Internacional de la FSC de CCOO

 

 

 

La Federación Europea del Transporte (ETF) de la que la FSC-CCOO es afiliada, ha puesto en marcha a finales del 2015 la Iniciativa Ciudadana Europea denominada “Fair Transport” (transporte justo), que hemos querido renombrar “Transporte Social” porque entendemos que los transportes en  la Europa liberalizadora del mercado único han de reunir condiciones de trabajo justas, dignas y sostenibles para sus trabajadores, para el medio ambiente y para la ciudadanía en su conjunto.

Así, con este objetivo, vamos a  recoger un millón de firmas entre todos los Estados Miembros (mínimo 45.000 firmas en España) y exigir así a las Instituciones Europeas que se pongan manos a la obra y combatan el dumping social que lleva años afectando a las condiciones de vida y trabajo de miles de trabajadoras y trabajadores de todos los sectores, pero en particular a quienes trabajan en  el sector transporte, cuyas condiciones salariales y laborales se han deteriorado considerablemente a lo largo de los últimos años, muy particularmente desde la entrada en vigor del Libro Blanco de Transportes 2011: Hoja de ruta para un único espacio europeo de los transportes hacia un sistema de transporte competitivo y económico en recursos” en el que, frente a una apertura total de todos los sistemas de transporte europeos, se ofrecen pocas soluciones o ninguna para el mantenimiento de un empleo de calidad en el transporte[1]

De salir adelante dicha iniciativa, la Comisión Europea y el Parlamento deberán atender las exigencias sindicales para legislar mejor y hacer más eficaz el cumplimiento de los derechos fundamentales de la ciudadanía europea (derecho al trabajo, a condiciones de empleo y salarios dignos) combatiendo las prácticas abusivas de aquellas empresas que, aprovechándose de la libre circulación de bienes y servicios dentro del mercado único, contratan a trabajadores peor protegidos con salarios más económicos y condiciones de trabajo más bajas para así mejorar los márgenes de beneficio de las mismas. Este último concepto sería una de las definiciones de dumping social.

Por ejemplo, en el sector del transporte urbano, el dumping se manifiesta en los procedimientos de licitación y/o en la subcontratación y externalización de servicios y cuyos licitadores recortan en primer lugar en salarios. Algo parecido sucede en el ámbito ferroviario en el que además la competencia desleal entre las empresas ferroviarias se produce por el incumplimiento de las normas sobre los tiempos de trabajo, conducción y descanso, de forma que los maquinistas trabajan más horas sin el descanso adecuado y están expuestos a posibles abusos, al tiempo que se pone en riesgo la seguridad. Las diferencias salariales están cada vez más presentes en las operaciones transfronterizas. Los maquinistas y el personal de a bordo trabajan a cambio de salarios inferiores en una red de países en los que rigen salarios superiores a los del país de origen.

Ni que decir tiene que el dumping social causa estragos en el transporte marítimo: para entender el contexto en que opera el transporte marítimo, es necesario recordar que los buques con pabellón de conveniencia (PDC) que utilizan los puertos de la UE y desarrollan sus actividades entre países de la UE no están regulados al mismo nivel que los buques con pabellón nacional europeo, los cuales están obligados por las directivas de la UE.  Con demasiada frecuencia, los armadores recurren a un PDC para reducir los costes de dotación a expensas de los marineros europeos.

O en el caso del sector aéreo, donde las compañías low-cost no sólo ejercen competencia desleal, sino que el creciente recurso a los falsos autónomos y  empresas de trabajo temporal presiona a  la baja los costes laborales. Los principales motores del dumping social son las compañías aéreas con múltiples bases, que deslocalizan a  los trabajadores de sus países de origen.

En otros casos, como en el sector de carretera, las prácticas abusivas están a la orden del día (incumplimiento horas de descanso y trabajo, contrato en países con peores condiciones laborales a través de empresas buzón) y de hecho se viene denominando la esclavitud del siglo XXI, porque arroja uno de los peores historiales de Europa en cuanto al cumplimiento de la legislación social y laboral europea[2].

La liberalización del sector transporte, la ausencia de un proceso paralelo de armonización social en el empleo y condiciones de trabajo o las lagunas normativas generadas en la Directiva de Desplazamiento de los Trabajadores 96/71/CE[3], siguen siendo el caballo de Troya para el movimiento sindical en el transporte europeo. En efecto, las diferencias existentes en las estructuras del mercado social y laboral entre los distintos países de la UE siguen siendo amplios. Este hecho, junto con la ineficiencia de los mecanismos nacionales para garantizar el cumplimiento de la legislación de la UE ha generado lagunas en la legislación que permiten la proliferación de prácticas de competencia desleal y este dumping social cuyos resultados se traducen en falsos trabajos autónomos, desplazamientos fraudulentos, agencias ilícitas y otras cuestiones similares.

Por eso desde la FSC-CCOO, como parte activa del comité de dirección de la ETF, vamos a tomar muy en serio la tarea de recoger el mayor número de firmas posibles. Tal y como hicimos en su día con la campaña de recogidas exigiendo que “El agua es un derecho humano” y cuyo éxito se ha traducido en la exclusión del agua de la directiva de concesiones y contratación pública entre otras cuestiones[4].

 

Si quieres contribuir firma la Iniciativa:

https://sign.fairtransporteurope.eu/?lang=es

https://twitter.com/fairtransport

https://www.facebook.com/FairTransportEurope/

 

[1]  http://www.fsc.ccoo.es/comunes/recursos/99922/doc84812_Resolucion_de_la_CES_sobre_el_Libro_Blanco_de_Transportes.pdf
http://es.slideshare.net/faguadoq/libro-blanco-transportes-fsc-ccoo
[2] http://www.etf-europe.org/files/extranet/-75/37900/ETF%20brochure%20Modern%20slavery%20in%20modern%20Europe%20EN.pdf
[3] Al albor de las sentecias Viking, Laval, Rüffert y Comisión contra Luxemburgo, el intenso debate en el seno de las Instituciones Europeas y de la lucha en el marco de la Confederación Europea de Sindicatos, ha tenido como resultado la sigue la recientemente aprobada Directiva 2014/67/UE de ejecución de la directiva sobre desplazamiento de trabajadores en el marco de una prestación de servicios transnacional que, según las diversas fuentes consultadas, mejora algunos aspectos relativos a la cooperación administrativa entre autoridades laborales de los diferentes Estados Miembro justificando al menos una mínima intervención normativa pero no resuelve sin embargo otros problemas relativos a la definición de trabajadores desplazados, no se consigue clarificar la situación de los trabajadores desplazados en el marco de las ETT, entre otras cuestiones. FOTINOPOULOU BASURKO, Olga. Panorámica general de la Directiva 2014/75/UE de ejecución de la directiva sobre desplazamiento de trabajadores en el marco de una prestación de servicios transnacional, Revista de Derecho Social, núm.70. Bomarzo, Albacete, 2015. pp.126-132
[4] http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A8-2015-0228+0+DOC+XML+V0//ES