Los medios públicos que queremos

 

Sección sindical de CCOO en TV3

 

 

 

 

Unos medios abiertos al conjunto de la ciudadanía que es plural política y socialmente, con participación profesional de los trabajadores en la gestión de las empresas, unos medios modernos, y con un presupuesto estable y suficiente.

Unos medios abiertos al conjunto de la ciudadanía que es plural política y socialmente

En los medios públicos hay que acabar con el control gubernamental y deben rehuir el uniformismo que les resta credibilidad y competitividad. Es urgente la reforma de las leyes que regulan los entes públicos de medios audiovisuales y se deben recuperar consensos políticos para conseguir autonomía de funcionamiento de las corporaciones públicas audiovisuales, que son mucho más que televisión y radio, son industria de producción de contenidos audiovisuales .

Más participación profesional de los trabajadores en la gestión de las empresas

En este sentido se han de incorporar fórmulas de cogestión en las estructuras de dirección de las empresas para mejorar la profesionalización de los medios, y también se han de promover los Consejos profesionales de Informativos y de Producción. El sector audiovisual está en continua evolución y el papel de los sindicatos y los comités de empresa debe avanzar en la participación en diferentes ámbitos estratégicos, deben encarar los cambios atendiendo a las necesidades de formación de los trabajadores, la adaptación de nuevos perfiles profesionales y la necesaria incorporación de gente nueva al sector público.

Unos medios modernos

Ahora la tecnología permite abrir mucho más el abanico de contenidos, y por lo tanto es posible diversificar la oferta para atender la diversidad social. Se puede ver y escuchar todo lo que se quiera cuando se quiera. Se debe producir para las redes sociales, para internet y para todas las plataformas existentes, y en ese camino está el futuro de los medios públicos: en la producción de contenidos para todos los formatos. Estamos viendo cómo conviven en la oferta audiovisual existente productos de gran calidad, con procesos de producción muy exigentes, como las series por las que apuestan tanto las grandes cadenas, incluyendo Netflix y HBO, como aquellos países que hacen una apuesta estratégica y también encontramos otros contenidos con producción muy simplificada, a los que los medios públicos deben adaptarse y estar atentos a los cambios de tendencias sin caer en el “todo vale”.

Presupuesto estable y suficiente

Hay varios modelos de financiación de los medios públicos, pero la mayoría, sino todos, reciben una aportación directa de los presupuestos públicos. El modelo de la CCMA, Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, es el de doble financiación: aportación pública, más ingresos por publicidad y venta de producción.

Cogiendo la referencia del presupuesto público muy ajustado de los últimos años, vemos que la aportación pública es de 235 millones de euros. Esto representa 31 euros al año por ciudadano. Con este dinero tenemos 4 canales de televisión (TV3, 324, 33/S3, E3), 3 emisoras de radio, más las redes. De este presupuesto también sale dinero para la producción audiovisual y cinematográfica catalana. Conviene recuperar una financiación estable y suficiente que nos acerque la aportación pública a las medias europeas de dimensiones similares para poder hacer producción de calidad y ser motor del sector audiovisual como sector económico estratégico.

Barcelona, 18 de Octubre de 2017