El Tratado de Libre Comercio entre EEUU y la UE: Riesgos para el sector farmacéutico, los mayoristas de farmacia y la farmacia en España

origin_12238975915. Ventas

 

 

Pau Llorens

Secció Sindical Alliance Healthcare (Polinyà)

 

 

El Tratado de Comercio Transatlántico y de Invesiones (TTIP) en sus siglas inglesas, es una propuesta de crear el área comercial y económica más grande del mundo. Lo está negociando el Comisario Europeo de Comercio Sr. Karel de Gutch y el Secretario de Comercio de los USA, Sr. Michael Froman. Actualmente ya se han celebrado 6 rondas negociadoras, cuyos contenidos han sido confidenciales hasta hace muy poco. No obstante eso ya se han producido movilizaciones ciudadanas en contra de su aprobación, así como una opinión a favor del Partido Demócrata en USA y de los Grupos Popular, Socialista y Liberal en el Parlamento Europeo.

Actualmente las exportaciones europeas a USA es de 356.800 millones de Euros y las de USA a la UE de 457.100 millones de Euros. El Think Tank ECIPE dice que las exportaciones europeas crecerían entre un 7 y un 18% y las norteamericanas entre un 8 y un 17%. En 2012 en España, exportaron a USA 23.400 empresas de las que 18.015 vendieron menos de 50.000 euros.

El aumento de las exportaciones mutuas no vendría por suprimir los aranceles aduaneros que ya son muy bajos. Los USA dejarían de ingresar 67.100 millones de Euros y los estados de la UE no ingresarían 68.600 millones de Euros, con la consiguiente presión sobre el presupuesto de Hacienda. El mayor aumento de las exportaciones vendría por la armonización regulatoria y de certificaciones a partir del principio de “reconocimiento mutuo” por el que cada parte da por buenas las garantías de la otra.

La Fundación Bertelsman dice que la renta de los europeos crecería un 6,6% y que en España se crearían unos 150.000 empleos y 2.000.000 en la UE.

La industria farmacéutica española vendió a USA en el año 2012 un valor de 595.567.000 Euros.

El principio de “reconocimiento mutuo” haría un gran favor a los costos de investigación y producción americanos, pues estos son más bajos que los mismos requisitos en la Unión Europea.

Los norteamericanos quieren patentes por más de 20 años, retraso en la entrada de genéricos, limitar la información de los ensayos solamente a su eficacia, reducir requisitos para nuevas  patentes, introducirse en los organismos del Estado que fijan precios de medicamentos,  e incluso establecer normas propias para el registro, calidad y seguridad al margen de la OMS y por fin crear un Comité entre Industria – Gobiernos para hacer un seguimiento del Tratado.

Todo lo anterior corta con la política actual del Gobierno de control, limitación y eficacia del Servicio Público de medicamentos, pues dejaría en manos privadas los precios y el abastecimiento de los mismos, suprimiendo por tanto un derecho universal en nuestro país.

No sólo hay desigualdad de costes por investigación, también en costes salariales. Si bien los costes españoles son algo más bajos que los americanos, es también cierto que USA no ha firmado 6 de los 8 acuerdos fundamentales de la OIT y además si su producción estuviese deslocalizada en Méjico (con el que tienen firmado otro Tratado de Libre Comercio) no habría comparación posible. Es decir la desregulación y los salarios pueden ser un elemento de desigualdad en contra de la UE, es decir de dumping.

Si los laboratorios productores pueden aumentar libremente de precio los medicamentos y servirlos a quienes quieran, el papel del almacén mayorista de farmacia quedará afectado  en cuanto a financiación de los stocks y posibles desabastecimientos, así como una disminución en su cifra de ventas. También deberá enfrentar una caída de la demanda de la Seguridad Social Pública así como un menor poder negociador frente a las grandes multinacionales.

La liberalización de los mercados puede traer también, las cadenas de farmacias de propiedad de aseguradoras o inversionistas, con el consiguiente hundimiento del modelo actual de farmacia en España. Los grandes Fondos de Inversión, de Pensiones y otros inversores, pueden querer el apetitoso pastel del medicamento español.

Las farmacias españolas gozan de una protección legislativa coherente con un Sistema Público y Universal de Sanidad. Si el Tratado se aprobase, hay que esperar su conversión en empresas que competirán entre ellas y con los grandes inversores y aseguradoras, es decir se enfrentan a la desaparición del modelo actual.

El TTIP hará irreversibles las privatizaciones parciales hechas hasta ahora y abrirá a la competencia un sector público que está siendo muy mal tratado por el Gobierno del PP y CiU, lo que aboca a negras perspectivas si no lo impedimos.

El TTIP impondrá la ley del más fuerte, el de las multinacionales, en su mayoría norteamericanas.

El TTIP hará más grande el negocio de algunos grandes inversores y perjudicará la SALUD PUBLICA UNIVERSAL Y DE CALIDAD.

DIGAMOS NO AL  TTIP

QUEREMOS UN REFERENDUM EUROPEO

SI A LA SANIDAD PUBLICA UNIVERSAL Y DE CALIDAD

NO A LAS PRIVATIZACIONES